Ingresó en Memoria del Mundo la colección de fotografías sobre la guerra de la Triple Alianza de la Biblioteca Nacional uruguaya

El director general adjunto de la UNESCO, Getachew Engida, hizo entrega en marzo pasado a la Biblioteca Nacional y al Museo Histórico Nacional de Uruguay del certificado de registro en el programa Memoria del Mundo por su incorporación de la colección “La guerra de la Triple Alianza: representaciones iconográficas y cartográficas”.

Las “Fotos de la Guerra contra el Paraguay de la Biblioteca Nacional” integran una importante colección adquirida por la institución en un largo proceso administrativo que comenzó en 1947 y que se concretó en 1950 por resolución del gobierno de entonces que autorizó el gasto, adquiriéndoselas al Dr. José María Fernández Saldaña, historiador, escritor y periodista de reconocida trayectoria en el Río de la Plata. Las fotos llegaron a la biblioteca en 1956.

Fue la primera guerra sudamericana que tuvo una cobertura fotográfica, hecho que le valió el nombre de “Guerra ilustrada”. Esa misión estuvo a cargo de la Compañía Fotográfica Baté, establecida en el Uruguay; la BNU cuenta con una de las colecciones iconográficas más completas y más consultadas del proceso histórico. Son 95 registros fotográficos específicamente tomados en el campo de batalla que van desde 1866 hasta 1908 a los que se suman varios más que complementan y documentan el hecho. Estos documentos fueron utilizados como fuente para la realización de obras impresas en Paraguay, Brasil y Argentina, estudiados y descriptos por investigadores de la Biblioteca Nacional de Uruguay y usuarios externos nacionales y extranjeros que hasta el día de hoy los consultan.

Esta incorporación al programa Memoria del Mundo es la segunda que realiza la biblioteca. La primera fue en 2003, con la colección “Horacio Loriente” de discos originales de Carlos Gardel (1913-1935).

El programa Memoria del Mundo fue creado en 1992 por UNESCO para conservar, facilitar el acceso y promover el patrimonio documental de la humanidad y desde entonces moviliza a sus estados miembros para rescatar importantes colecciones de las consecuencias de guerras, descuidos, comercialización ilícita o destrucción.
[Fuente: Graciela Gargiulo]

Noticia tomada de: Boletín Informativo Electrónico del Centro de Estudios sobre Bibliotecologia de la Sociedad Argentina de Informacion, n. 127 (abril de 2016). http://www.sai.com.ar/bibliotecologia/boletin/a/bie127.htm

Imagen: 
Programa Memoria del Mungo